Nube de Tópicos frecuentes

jueves, febrero 19, 2015

Egoísta

No sé si tengo un vínculo especial con mi abuelita. Es difícil saber porque tenemos el carácter parecido: el tono seco, la racionalidad como prioridad, y la preferencia por estar en silencio. Quizá ese es mi vínculo especial, el ser tan parecidas, eso, y una mente brillante para los cálculos.

No estoy segura si mi abuelita sabe que la amo. Tampoco recuerdo que ella me lo haya dicho, pero se le nota un poco en la mirada cuando me ve a los tiempos. O quizá imagino cosas.

Lo que si creo saber es que quizá soy su nieta más cercana, la que más la visita, la que va todos los viernes, la que se queda conversando con ella respecto a las nueras y nietos y esposas de los nietos.
También, por tanta cercanía a veces la hago enojar. A veces se me va el tono, o me molesta cuando critica mucho, y ella lo nota, y entonces las dos callamos, porque somos parecidas, nos enojamos y desenojamos al mismo tiempo.

Queremos que una persona amada viva mucho tiempo, porque queremos contar con su presencia, con sus historias, porque pensamos que la vida es mas linda si estamos rodeados de la gente que amamos y que pueda reír y sentir el viento, la lluvia, el frío, el calor... que esté con nosotros.
Queremos que una persona viva porque no sabemos si hay consciencia más allá del último aliento, y en el caso que no haya más que la nada nos apena pensar en los finales.

Este mes ha sido dificil, tengo el corazón chiquito porque estoy esperando que pase el 27 y ella siga con nosotros. Mi abuelita me contó que sintió que mi abuelito ya viene a llevarla, y me da escalofrío pensar que se la lleve el mismo 27 que él se fue hace diez años. No porque sea supersticiosa, sino porque a mi abuelito le gustaban las coincidencias y los juegos de números. Yo le dije que no se puede ir, que la quiero viva. Yo le dije que se ponga fuerte porque quiero que comparta aún más cosas con nosotros. La quiero viva, porque me da pena pensar que sin ella no haya ese pilar que une a mi familia. La quiero viva porque quisiera que ella sea aún parte de nuestro status quo, que no hayan cambios, que la vida siga con ella. La quiero viva porque sin estar segura de si sabe que la quiero, porque deseo visitarla y estar segura que ella percibe detrás de mis enojos que somos iguales y que la quiero callada y la quiero a murmullos. La quiero viva, en algún sentido porque soy egoísta, solo puedo pensar en el vacío que nos deja, y no quiero detenerme a pensar si acaso está cansada, si le hará ilusión el reencuentro con el esposo de toda una vida, si tiene curiosidad por ir a ser energía eterna y dejar un cuerpo que se agotó con los años y que es frágil de accidentes y huesos rotos.

Pero esta es nuestra naturaleza, nuestros afectos y la forma de aferrarnos. No queda más que sobrellevar el tiempo, sin pensar demasiado en los que nos dejan, en los que nos faltan.

1 comentario:

Holden dijo...

Jope, qué penita So. A ver si tenéis suerte y aguanta mucho la abuelita