Nube de Tópicos frecuentes

lunes, diciembre 06, 2010

Tres meses.

Felipe quisiera tener un nombre que no pudiera disolverse en un soplo, un nombre fuerte y pesado, que se pueda mantener frente a los golpes, un nombre que no se doblegue. Un nombre que no sea breve como un silbido. Su madre no lo ve igual, la suavidad de Felipe la reconforta y lo imagina con la ternura que nunca tuvo el padre, refinado, caballero. Pero él no conoce la historia de ningún caballero que haya sobrevivido con un nombre tan frágil, quisiera cambiárselo, pero está condenado, los astros han decidido sus rasgos, su personalidad, una vez que su madre tomó la mala decisión de llamarlo como a un escuálido y débil personaje, sus dedos blancos y delgados, su semblante tímido, y una voz delicada que se pierde entre el ruido. Se recoge, cierra los puños y aprieta en el vientre, ya nada puede hacer sino esperar la abolición del útero y el comienzo del olvido.

6 comentarios:

Hiscariotte dijo...

Tu nombre siempre me supo a soplido; creo que tengo un fetiche con la efe.

So dijo...

Es lindísimo que hayas leído y comentado este post, porque la última frase me retumba en la mente de algo que leí tuyo, ya hace tantos años. :D

avel dijo...

Las personas vamos en busca de ser iguales pero a la vez diferentes... impresionantemente inconformes.
Los estigmas sociales, hacen perder toda individualidad, toda aquella sal que podemos aportar a la vida, toda nuestra personalidad a la misma sociedad que nos reclama uniformidad y destaque.
Aquí como todo en la vida es cuestion de medidas... saber cuando debemos deluirnos en un esfuerzo conjunto y cuando aportar indivudialidades que lideren.

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

la abolición del utero.... por que no me he sacado esa frase despues de varias horas?

Holden dijo...

¿Y porqué tres meses?

So dijo...

Y por que no?
Es una referencia, pero bien podria ser cualquier cosa.