Nube de Tópicos frecuentes

miércoles, diciembre 21, 2011

Solteros

Tengo 27 años. Los hombres que conozco a esta edad (que mas o menos están en un rango de 30-35 años) en su mayoría están divorciados (y mañosos) o casados y con ganas de engañar a su esposa (tema aparte, otro rato me gustaría escribir acerca de lo repetido y absurdo que resulta verlos decir "no estoy enamorado de mi esposa, ella no me comprende" y el famoso "sólo estoy por mis hijos"). 

En un porcentaje menor se encuentran los solteros, y en lo que a mi experiencia respecta, me he percatado que existen 3 motivos por los cuales un hombre que pasó los 30 está soltero. 

A las dos primeras hay que salir huyendo, (bue, depende de qué se quiera); el tercero, desde mi punto de vista, es el más respetable, pero en verdad es poco común (si tan sólo fuéramos honestos con nosotros mismos). 

1) Mujeriegos: Son aquellos que se jactan de vivir su soltería aprovechándola. En realidad están agarrando todo lo que pueden, o todo lo que se les ofrezca. Están llenos de vicios y, de hecho, ser mujeriego es uno de ellos. Disfrutan con cosas simples y bastante alcanzables para cualquier mortal: farra, tragos, una o varias noches de cama (si es que no hubo más remedio que repetir). Son bastante ególatras porque coleccionar historias de sexo les da la seguridad que, como inestables, necesitan. 

2) Despecho: estos se engañan a si mismos. El otro día conocí uno que luego de 5 minutos de tratarme ya soltó el discurso de "soy un espíritu libre y la mujer que quiera estar conmigo deberá comprender que no me gusta sentirme atado por el compromiso”. Es ese que te dice que: jamás se enamorará de alguien, porque el amor no existe para algunas personas destinadas a permanecer solas y libres del maleficio del invento de hallmark. 

Lo gracioso, es que estos, igual que los primeros, caen el rato menos pensado y con la que menos se imaginan. Yo no soy muy buena con los juegos de estrategia en las relaciones (medio pelotudita, qué le vamos a hacer) pero he visto a muchas mujeres cazar a estos que se creen in-atrapables. Por tanto he descubierto que detrás de esa fachada se escondía un romanticón (incluso medio mandarina). 

3) Solteros por convicción: es ese tipo de hombre que de verdad es feliz con su estado civil pero porque lo vive como una elección. Es aquel que se da cuenta que está más cómodo viajando, o haciendo cualquier otra cosa sin necesidad de tener o compartir su actividad con una familia. 

Lo interesante es que está muy consciente de sus mañas y achaques y sabe que no los cambiará; porque no rinde cuentas a nadie (esto incluye sus amigos) y además porque no le cuesta la soledad. Está tranquilo con ella, no se hace ilusiones e incluso, jamás se queda a pasar la noche con alguien porque aún después del sexo, prefiere su cama, su espacio. 
No te vende historias de ninguna clase y no tiene necesidad de poner “las reglas claras” desde el principio.
La diferencia entre los primeros y el último, es que éste no jugando a ser soltero, está viviendo.

5 comentarios:

Holden dijo...

Me gustó mucho este post, ¿sabes? Creo que hubiera estado bien que añadieras en que ámbitos sueles encontrar a cada uno de los 3 tipos de solteros que describes. Yo me identifico con el tercero que has descrito, ¿sabes? O al menos, me identificaba. Ahora no estoy soltero como ya sabes, pero simplemente es que antes nunca conocí a ninguna mujer con la que quisiera estar. Quizá ninguna con la que pudiera estar. Espero que, de todos modos, mi comentario no te suene a niño inexperto y a joven imberbe debido a mi edad.
¡Un saludo solterita de oro!

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

Creo que la soltería autoimpuesta como eleccion funciona.ñ

So dijo...

Holden, de todas maneras, sea el grupo que sea, es mejor cuando encuentras lo que tu encontraste con tu pareja y te sientes bien con ello.

Ludo, me parece que entre autoimpuesta y elección, hay una contradicción de términos. Lo importante es que sepamos vivirla, no?

Anónimo dijo...

Completamente cierto, te lo dice alguien que cae en el punto 3.

La vida es diferente cuanto aprendes a ser feliz contigo mismo.

So dijo...

Me preguntaron, acerca de una clasificación similar en las mujeres. Se me ocurren al apuro tres: la solterona, la que está loca y la que eligió mal sus candidatos. La diferencia es que casi por regla general, las mujeres no nos sentimos bárbaro por estar sola, en tal caso, habría que desarrollar la idea. Y por supuesto, no tomarme muy en serio.