Nube de Tópicos frecuentes

jueves, junio 20, 2013

Matrimonio

Ayer luego de ver un anuncio de dos famosos que contraerán matrimonio, me quedé pensando en por qué la gente se casa. Pareciera ser el siguiente paso lógico en una relación; una pareja que hace mucho tiempo que está junta, generalmente hace planes para casarse, formar posiblemente un hogar, o puede ser con el instinto de tener hijos y convertirse en familia.

¿Qué debería hacer uno cuando se enamora? Casarse no.
Si no hubiera matrimonio, no habria divorcios. Simple como eso. El matrimonio es la principal causa de las separaciones.
Uno pensaría que lo que se debería hacer, si se está muy enamorado, es irse a vivir con la otra persona, quizá una cachetada de convivencia puede ser útil para aclarar la mente, pero la verdad es que eso tampoco es una gran opción. En terminos legales es casi igual, y siendo francos, es lo mismo salvo que alguno de los involucrados no asuma el compromiso y se quede a medias, con un pie afuera pensando que aún es libre y el otro adentro.

Llegué a la conclusión que cuando uno ama a otra persona, no debe hacer nada. Debe seguir tal cual está en su situación, verse todos los días si esa es la forma que han encontrado de estar a gusto, o verse 5 veces a la semana. Mas bien, verse cuando se tiene ganas, como cuando al principio quieres que sea todos los días y luego ir tomando esa decisión a diario. El amor también es una decisión, es elegirse todos los días, sin necesidad de un contrato.

Puede ser que no me explique adecuadamente; pienso que en algunos casos el matrimonio puede verse como un acto de inseguridad. Queremos estar "para siempre" con esa persona, y pensamos que la única forma de asegurar esa permanencia es a través de un matrimonio, hijos, casa, deudas, familia. Queremos garantizar todos los amaneceres futuros, todas las madrugadas, todos los días de aquí en adelante con la persona que queremos, pero estamos inseguros de lograrlo, y atamos una certeza. Si estuvieramos seguros de que durará para siempre, no necesitaríamos garantizarlo.

¿Que si quiero volver a casarme alguna vez? Es posible que la respuesta más honesta sea sí, con la persona que quiero. No porque le de alegría a mis días o por que me incentive a ser mejor; quizá lo que busco es una oportunidad de hacer feliz a esa persona, de retribuir y ser parte en su vida. Pero nada tiene garantías. No soy una feminista en contra del matrimonio, mi punto es reflexionar acerca de qué nos motiva a hacerlo. Quizá el matrimonio sea simplemente herencia cultural, llegada cierta edad nos planteamos si será hora de formar un hogar, o quizá como lo mencioné sea nuestra inseguridad, o que nos parece "el siguiente paso lógico" en la evolución de una relación estable, puede ser parte de nuestro credo la ratificación de una fé. Sobran las razones.

1 comentario:

Holden dijo...

Yo veo el matrimonio como una formalizaión de una relacción, simplemente. Es decir, no creo que las cosas en una pareja deban cabiar a raiz del matrimonio. La fidelidad, compromiso, sentimientos, y complicidad deben ser las mismas antes y después de firmar el contrato matrimonial. La firma simplemente supone la seguridad de que si a un miembro de la pareja falleciera, el otro tendría sus responsabilidades, problemas o beneficios. Custodia legal de los hijos, la pertenencia de la vivienda, y esas cosas que pueden crear enormes (y en ocasiones insalvables) problemas burocráticos. Así es como yo lo veo, al menos.