Nube de Tópicos frecuentes

lunes, septiembre 02, 2013

Opinión: Yasuní

No sé mucho respecto al Yasuní. Lo aclaro no porque este tema se trate de mí, sino porque quiero validar uno de los puntos importantes que en mi opinión giran en torno al tema: estamos desinformados, la mayoría de la clase media sufre de desinformación. Si así estamos a un nivel de gente que ha recibido buena educación, convengamos que muchas otras personas con menos acceso a información, desconocen aún más el tema.
Lo que sé es que el asunto se viene tratando desde hace al menos un par de años. Que escuché al Presidente hace ese tiempo hablar respecto a los fondos que se requerían, que se solicitaban donaciones a la gente y a otras naciones. Que respecto a salvar esos tesoros ecuatorianos se habló mucho. No tengo claro si es que toda esa gente que ahora protesta apasionada, estuvo ahí también cuando se solicitaban fondos, cuando aún había esperanzas, cuando era temprano para actuar y no sólo ahora cuando las acciones se limitan a protestar, a veladas y marchas en las calles. Puede ser que si estuvieran ahí desde el principio, aunque nunca los vimos antes, me queda la duda de dónde salió tanto verde ahora a las calles. Parece un poco de novelería, convengamos.
Pero esto no se trata solamente de que de repente ahora algunos se volvieron ecologistas y marcha tras marcha defienden “el oro verde”, aquellos que se amarrarían con cadenas a los árboles, convencidos en redes sociales, avatares verdes, apasionados por algo que hace un mes no les movía un pelo. Ese es un lado de la historia. El otro es que seamos tan ingenuos de creer en la satanización que las propagandas del gobierno elabora sobre ellos.
Algunas de estas marchas están mal enfocadas, aceptemos. Tintes de política, la masa se mueve mientras pinta las calles, insulta a las madres de la fuerza policial, el colectivo se vuelve violento, a los gritos responde con piedras, a las amenazas replica con retos. Sin embargo, no por ello podemos aceptar que los satanicen en televisión, una música de fondo que pretende prejuiciar, de las balas de pintura no se habla, aunque es evidente. Existe tantas pruebas circulando en las redes, pero cuando no se quiere ver, basta taparse los ojos.
Hablemos también del cambio de discurso desde la autoridad mandante, por ahí circula el video en el que entre promesas se insistía en proteger el Yasuní, ahora el discurso es otro. Los argumentos han cambiado, las prioridades han cambiado, los fondos no alcanzaron. Y puede ser que los argumentos sean válidos, porque estoy hablando desde la ignorancia que reconocí en la primera línea, puede ser que esa sea la única salida económicamente viable, pero por favor, no nos traten de tontos como si nos pueden engañar con un par de publicidades radiales y en la televisión. ¿Qué tal si nos tratan como gente y en esos mismos espacios publicitarios se explica con la verdad los pros y los contras de la decisión que se tomó?
Por último, no nos engañemos solicitando una consulta popular. Aunque sea por consideración a todo el presupuesto que se desperdicia en las campañas previas. Aunque sea por no dejarnos bombardear de esa campaña y contra campaña y las exageraciones que se dice, y los engaños para conseguir votos. ¿De veras esos detractores creen que insistir en una consulta es lo apropiado?, o preguntémonos qué intereses persiguen, puesto que la experiencia nos ha demostrado que si llevan ese tema a las urnas lo van a perder. La manipulación de las preguntas debería resultarnos lo suficientemente ofensivo como para por respeto no andar pidiendo consultas.
Si llegara a cuestionarse la voluntad del pueblo respecto a este tema, estoy convencida de que la pregunta será redactada en función de los mejores intereses de quien quiere que gane. Ha pasado, hagamos memoria. La pregunta será orientada hacia donde le duele a la gente que es mayoría: al bolsillo, ¿quiere usted que suba el precio de los servicios eléctricos, del gas de consumo diario, que se elimine los subsidios sobre la gasolina a cambio de no explotar el petróleo que moviliza nuestra economía? Y con el terror de imaginarse un futuro donde los derivados del petróleo sean excesivamente caros en país petrolero, no es necesario ser muy genio para conocer la inclinación de los votantes.
Por último, mi descargo personal: A veces mi estrategia es ignorar un tema que percibo como cargado de mucha novelería, no dije una sola palabra respecto a la muerte de aquel futbolista, por ejemplo, y pensaba hacer lo propio con las protestas por el Yasuní, porque veo, desde mi perspectiva, mucho poser, mucho “yasunido” mucha gente que quiere salir a las veladas como un grito revolucionario, aunque ya no les quede muy bien la palabra, porque la patentaron los que están del otro lado. Pero en este caso, el tema tiene tantas aristas que quise darle espacio en mi página de opinión personal, porque hasta la última vez que revisé, aún somos libres de expresar nuestra opinión. Avísenme si eso ha cambiado, les agradecería.
Intento no herir sensibilidades, se aceptan comentarios en la misma línea, recuerde por favor, tanto si es de oficialismo u oposición, que cuando uno tiene la razón no hace falta ser grosero, ser emocional, insultar o agredir al que piensa de manera contraria. Los fanatismos responden a la falta de conocimiento y seguridad sobre sus propios argumentos.

No hay comentarios: