Nube de Tópicos frecuentes

viernes, junio 04, 2010

En caso de emergencia, presione reset.

No planeaba morir ese lunes. Fue mi último día de trabajo, pasé por el comisariato comprando cervezas para festejar. El plan era reír, pasar un buen rato, celebrar la cuenta regresiva acercándose finalmente al momento cero. Y sin embargo, de un momento a otro todo dio un giro sorpresivo. El botiquín que la hipocondríaca reunió con tanto esmero durante meses se vació, y lo siguiente fue la policía y una ambulancia tumbando mi puerta, la exigencia de llevarme aunque sea a la fuerza para un lavado de estómago. Mi negación absoluta, estas cosas no se hacen a medias, carajo. Y sin haberlo pensado siquiera, a la planificadora estratégica se le vino abajo el plan. Siento que me quedé en el limbo.

Tengo dos manos. Eso es algo importante. Tengo dos ojos enormes que se achinan cuando sonrío. Tengo mi vida. Un cuerpo espectacular. Y esta sonrisa que enamora y cautiva cuando miro de ladito. Es todo un conjunto perfecto. Tengo 26 años y toda una vida por delante. El cariño de mis amigos que me han bombardeado de mails y mensajes de llamadas desde el otro lado del mundo.
Me tengo a mi, mi español, mi ingles y francés. Mi ingeniería en administración, mi magister en planificación estratégica y en camino una colegiatura en bussines.

Me baño, me sacudo, me visto y empiezo de nuevo, amando, feliz. Y si todo falla, sea a la edad que sea, me sigo teniendo a mi, tan bonita, tan inteligente, nunca tengo miedo de volver a empezar.

2 comentarios:

Kodama San dijo...

:D Y si, siempre te seguirás teniendo a vos que eso es lo que más cuenta, y luego, si te animas, me tienes a mí por acá también :P

Un abrazo mi querida So.

Luciérnaga dijo...

... El darse cuenta que en medio de las 'soledades concurridas' que a veces atravesamos... Estamos siempre acompañadas del ser más importante.. el YO... es el pilar más importante para continuar...

Un regalito de mí... para ti.. desde el pupo... Una de tus casas en el planeta...

"El Hada de la Compañía siempre paciente y silente a tu lado, quiere darte un regalo al decirte que en realidad la soledad no existe, porque todo lo que te rodea está lleno de amor, de vida, de luz, de sonidos, de armonías, de ángeles, de hadas, de magia, de ti mismo o de ti misma y que además muy pronto, alguien vendrá a llenar un poco más tu vida.
La soledad a menudo es sólo un escudo con el que intentamos protegernos contra el abandono, el amor no correspondido o nuestra propia falta de generosidad. Así que baja el escudo, porque en realidad no estás solo ni sola".

Este fue un mantra para mí durante mi primer año de vida sola en mi caracol.... Con cariño!!!