Nube de Tópicos frecuentes

lunes, mayo 15, 2006

Doloroso placer

El sitio es exclusivo.
No puedes llegar y pretender entrar así nomás sin previo aviso.
Así que llamas desde tu carro, o del taxi, a veces es mejor en uno de estos, después de todo, algo que no puede ser moral ni conciencia sino más bien vergüenza te taladra en la mente que sería mejor mantener un perfil bajo.

Así que haces la llamada y acuerdas llegar en el momento preciso en el que estas frente al portón negro que se abre silenciosamente apenas la distancia apropiada para que tu cuerpo entre y nadie afuera pueda divisar ni siquiera una sombra al interior de tan extraño lugar.

Tan solo por trámite te preguntan tus datos personales a la entrada, bien puedes mentir, no importa, el pago será en efectivo aquí no se aceptan cheques ni tarjetas.

Continuas con el papeleo de rigor, acuerdos excluyentes de responsabilidad, te desesperas, parece que lo hicieran a propósito, saben que estas excitado, que te mueres por entrar, disfrutan con tu agonía, debes seguir firmando de manera apresurada y sin leer, copia tras copia, solo piensas en eso, la idea te obsesiona.

Evitas las miradas, aunque si te fijaras un poco sabrías que ninguna de las señoritas que te han ayudado hasta el momento, la que te dio la bienvenida, quien te quitó el abrigo, aquella que te ofreció su pluma junto con todos los documentos que requerían tu rúbrica; ninguna alcanzaría siquiera a juzgarte; cumplen su rol con naturalidad, extravagantemente vestidas de látex negro, tranquilas y pacientes como si este fuera un almacén de ropa, un sitio de comida rápida.

Pero tú sabes que no lo es, las oscuras estancias, los corredores angostos y el ambiente azulado que apenas te permite ver por donde ir sin tropezar, te advierten que aquí no estás en busca de comida ni ropa, ni siquiera del sexo en su manera típica.

una de tantas fotos

Pero no lo piensas mucho, cada quien tiene sus propios demonios.
Es hora de elegir lo que deseas, ellas harán su trabajo, ya has pagado el precio, así que te ofrecen un último papel, pero este ya no te molesta por que es parte del juego, la lista es larga y puedes escoger aquello que deseas solo con marcar una cruz junto a la palabra que te anime, látigos, nalgadas, cuerdas, pinzas, coprofilia, esposas, tacos altos, voyeurismo, infantilismo, arañazos, cachiporras, es tu decisión te sientes completamente libre, con ese poder de elegir hasta el mínimo detalle, las prefieres rubias, de cabello largo para halarlo con fuerza, que sea una sola, que sean dos chicas, o quizá un hombre... enfermeras, colegialas, eso es tu asunto, depende única y exclusivamente de tu humor y tu nivel de excitación.


atadita ^_^




miau

Luego todo acaba, regresas por el mismo corredor por el que hace un par de horas ibas apresurado, pero ahora estás completamente sobrio, esa sensación de claridad, antes la excitación te embriagaba lo recuerdas de manera borrosa, ahora te encuentras limpio, cuerdo, nuevamente sobrio, ¿qué acabas de hacer? el arrepentimiento te acompaña hasta la puerta, te deja subido en un taxi y te envía a casa abarrotado de pensamientos.

Será hasta la próxima ocasión, y es que seguro repetirás una y otra vez la experiencia, es inevitable, como un vicio, como cuando fumas y tu cuerpo empieza a exigirte nicotina, acá tu cuerpo en un impulso masoquista te suplica que lo aruñen, azoten y maltraten en nombre del sexo, y es que puede resultar placentero, tiene que ver con el dolor y la autoflagelación de una manera física y metafórica. Cada quien vive con sus propios demonios.

2 comentarios:

Javi Loquita dijo...

Que fotos mas sexy, parece una loca buscando su manicomio...

Javi Loquita dijo...

Que fotos mas sexy, parecen locas buscando su manicomio...