Nube de Tópicos frecuentes

viernes, marzo 17, 2006

Té para tres

Soy terrible cuando se trata de consolar a alguien. Nunca tengo las palabras precisas, a veces lo mejor que puedo hacer es ponerme racional, le digo a mi madre que su rencor contra mi padre solo le hace daño a ella y que él va seguir con su vida, que siga el ejemplo; le digo al amigo que su adorada amiga no se ha ido para siempre que van a seguir en contacto y que se alegre por ella ya que se va a cumplir un sueño; le digo a mi mejor amiga que aquel hombre no vale la pena tanto sufrimiento que no llore por él y que ya vendrán mejores.

Y sé que mis palabras no sirven de un carajo, porque lo racional no quita el dolor que pueden estar sintiendo y es ahí cuando mi madre me grita que mientras yo no sepa lo que ella siente por la traición acontecida no podré decir nada verdadero; y el muchacho aquel no me responde más en el msn; y por el otro lado solo se me ocurre invitarle un par de bielas a mi amiga, porque así amortiguaremos un poco las penas.

No sé que decirte bruja, sólo que estoy aquí pa escucharte y hacer malos chistes. Pero malos, no digas luego que no te lo advertí.

Hoy en mi pelea con el mundo por tratar de evitar que las personas que quiero se sientan mal, pensaba que uno debería tener la capacidad de vivir solo, sin necesidad de involucrase con nadie, sin sentir ilusión, amor, decepción, frustración en función de otra persona, sea hombre o mujer, evitar las penas amorosas.
Las relaciones no te llevan a ningún lado. El ser humano, debería vivir solo sin emparejarse., ni siquiera para la reproducción! Ya que eso podría servir de pretexto.

Mi interlocutor del momento, al verme "combativa" replicó que tendemos a formar gremios por naturaleza.
Pero por eso, la naturaleza está equivocada. Desde el inicio debió ser distinto, nada de que Dios crease al hombre y mujer y los pusiera juntos para ser felices como pareja.
Debió ponerlos por separado, para que aprendamos a vivir por nosotros mismos sin necesidad de tener a alguien.

Y no me refiero a ser ermitaños, yo sé que la tendencia general es formar grupos, amistades, 'la unión hace la fuerza', yo me refiero a no crear dependencia de otra persona. La felicidad debe partir de uno mismo y no de cómo me siento con otra persona en particular.

Y sin embargo, así somos algunos, queremos tener la certeza de que ese alguien está ahí para darnos soporte y apoyo en momentos difíciles, nos aferramos a alguien que puede otorgarnos alegría, risas, provocar excitación, sentir que nos complementa.

Pero como todo, se acaba, y cuando eso pasa, yo me pregunto, vale la pena?

"el eclipse no fue parcial, cegó nuestras miradas, te vi que llorabas, te vi que llorabas... por él, té para tres"

1 comentario:

Spaceeeboy dijo...

Esa canción duele, me gusto tu entrada, un saludo.