Nube de Tópicos frecuentes

miércoles, mayo 09, 2012

There’s not such thing as destiny


No entiendo cuando alguien dice "seguro encuentras alguien que te ame como mereces y serás feliz". De hecho, no, no estamos seguros de eso.

No puedo consolar a una amiga diciéndole que debe darse la oportunidad de conocer a alguien "mejor" que la quiera y a quien entregue ese cariño que ahora desperdicia en la persona no adecuada. Le puedo decir que se aleje, mas no asegurarle que siempre habrá alguien más. ¿Qué nos motiva a creer que habrá alguien una y otra, y otra vez? ¿Y si se han acabado las oportunidades antes de que encontremos a quien querer y que se deje querer?
¿Quién tiene la vara para definir, además, cuánto merecemos?

"Todo va a estar bien, volverás a enamorarte de alguien mejor/eso que perdiste no te preocupes que lo vas a encontrar/todo estará bien" ¿Cómo lo saben? ¿Por qué lo decimos?
¿Qué nos hace creer que existe ese "the one", y aún si existiera, entre millones de habitantes, cómo somos tan arrogantes de tener la certeza que lo hemos de encontrar?

De amor y siempre de amor, historias desesperadas. De amor, siempre de amor, historias esperanzadas. No es derrota si empezamos a creer que quizá, también existe la posibilidad de que el amor no sea para todos, que nuestras experiencias no son aprendizajes para cuando llegue la persona correcta, quizá eran sencillamente oportunidades que dejamos pasar, o historias que no estaban destinadas a ser. 

La última vez que compartí con alguien un momento de confianza, tuvo el desatino de preguntarme si es que en algún momento me gustaría enamorarme o si ya me acostumbré (¿o dijo resignar?) a permanecer sola, a mi manera, manteniendo relaciones sin fondo ni importancia. Quizá es momento de aceptar que dicho comentario me dolió un poco más que cuando mi mamá felicita mi decisión de quedarme sola para siempre y me anima a elegir no volver a amar, por facilidad. O.o

¿Se trata realmente de elegir querer querer? La culpa es de los cuentos con final feliz, la culpa es de esos consuelos arrebatados cuando tu mejor amiga te anima a recuperar tu corazón roto, asegurándote que siempre habrá alguien más, alguien mejor, alguien que traerá consigo la felicidad, porque en teoría, en teoría, estamos diseñados para ser dos. 
Pero, ¿qué pasa si no es así?, ¿estamos dispuestos a hacernos cargo de todas esas frases dichas pensando que hacemos bien? 

6 comentarios:

Hiscariotte dijo...

Concuerdo en que no hay destino, pero si eso nos quedó claro ¿por qué luego mencionas "historias que no estaban destinadas a ser"? La trampa del lenguaje.

Prefiero ver la vida como una gran obra de teatro, con escenas sobrepuestas y alguno que otro momento divertidísimo tras bastidores.

So dijo...

No en realidad, sucede que de esa frase partió el título. Cuando escribí "destinadas a ser" me di cuenta de lo que realmente quería decir.
Si vieras el orden en que escribo las cosas, te vuelves loco. Pero más que una contradicción o trampa del lenguaje lo dejé de forma intencional, creo que si esto fuera twitter, hubiera podido colocar el (?) después de la palabra "destinadas" y se hubiera entendido el pun intended. ¬¬

Hiscariotte dijo...

Oo

Martin Hervás dijo...

Todavía mantengo la costumbre de caminar con la vista al suelo, la adquirí en la infancia y la idea era encontrar alguna moneda para los cosmos o para alguna golosina.
Como ya mencioné, a veces me engaño en esperar lo que el destino me reserva, pero cuando me doy cuenta de lo que estoy haciendo levanto la vista y apresuro el paso. Uno no puede vivir del destino como no se puede confiar en vivir de lo que se encuentra por ahí.
Saludos.

Icaro Jr dijo...

No sé la vida es un poco menos complicad de lo creemos.

Yo creo que con el tiempo y con los golpes y desamores nos es menos difícil establecer relaciones planas y nos comemos el cuento de que eso es lo mejor porque así no nos "hacemos daño".

Para querer a alguien hay que andar desprevenido y dispuesto a que los pequeños errores no te interesen, desprevenido para no pensar que todo el mundo tiene una segunda, dispuesto salir quemado.

Entre más recorridos menos desprevenidos.

Yo no creo en el destino como un único camino sino como un cumulo de experiencias por que hay que hay que pasar para aprender lo que se se necesita para pasar al siguiente nivel.

Quizás enamorase no es una de ellas.

Dany dijo...

Es cierto. Nadie asegura la contnuidad de las oportunidades. Pero la sola posibilidad de resultar un éxito amerita el intento. Lo imperdonable es continuar con lo que no va más. Pero cada uno hace lo que puede.
Saludos.