Nube de Tópicos frecuentes

miércoles, mayo 23, 2012

Y en el asiento de en frente -

Quizá les haya pasado en alguna ocasión, quizá alguna vez caminando por la calle les pareció ver entre el tumulto de la gente, a una persona que amaron hace mucho tiempo. 
Apenas dura un instante, lo suficiente como para dejar una quemadura en la retina y en el alma. 
Lo suficiente como para dejarte paralizado en mitad de la acera sintiéndote contra corriente de todo, sin saber muy bien qué hacer o qué decir. Y se le llena a uno la cabeza de recuerdos. 

Y el caso es que no estás seguro de que se trate de esa persona, porque primero fue un breve instante, y en segundo lugar porque hace tanto tiempo desde la ultima vez de que os vistes, que todos hemos cambiado en este tiempo, aunque a veces te niegues a reconocerlo. Y está bien que así sea. 

El caso es que entonces uno queda dudando en mitad de la acerca, pensando si no será que uno confunde la realidad con el deseo. Quiero decir que quizá si se trate de esa persona, pero a lo mejor no, a lo mejor uno lo desea tanto que lo inventa entre la gente, desapareciendo y apareciendo. 

Y no digo que quedara algo urgente por decir, algo pendiente, quizá no sea eso, quizá sea un deseo inconsciente, y uno solo quiere encontrarse para decirle cualquier tontería, quizá para recuperar un retazo de aquellos tiempos en los que éramos eternos e invulnerables. Quizá solo para decir: ¿qué ha sido de ti en todo este tiempo?, ¿qué fue de nosotros, qué ha sido de mí? 

Es la historia de un tipo que entra en el vagón del metro y encuentra en el asiento del frente una muchacha que le recuerda a una mujer a la que amo, o quizá sea ella, no lo sabe, y está también lleno de dudas. 

Muchos se acercan para preguntar sobre el final de la historia, para preguntar que diablos le pasa por la cabeza a la muchacha que protagoniza dicho final, nunca puedo satisfacer a quien pregunta porque no tengo ni puñetera idea de lo que le pasa por la cabeza a la muchacha. 
Pero si sé algo, sé que un día todo cambiará, espero que más pronto que tarde pero un día las cosas serán diferentes. 
Un día el muchacho entrará en el vagón y la encontrará radiante y luminosa. Y se acercará a ella, y le hará la pregunta que siempre le hace al terminar esta canción. Y un día ella se levantará de su asiento sosteniéndole la mirada. El metro detendrá su ritmo, todas las cabezas se girarán hacia ellos, la ciudad también se detendrá, la gente parada en la aceras, los coches en la mitad de la calle, las palomas emprenderán el vuelo, ella se acercará a él y un día le responderá muy diferente a como lo hace en la canción.


"Agárrate de mi mano, que tengo miedo del futuro"

5 comentarios:

Holden dijo...

¿Y no podría ser que en vez de simplemente decir "¿qué ha sido de ti en todo este tiempo?, ¿qué fue de nosotros, qué ha sido de mí?" como si se le echase de menos, no seamos un poquito mas malos?

>>¿Ves lo rápido que te he olvidado? He madurado. Ya ni me acordaba de tí. ¿Ves en lo que me he convertido? Arrepiéntete, porque ya no vales nada para mí.<<

Ya sabes. El lado amargo de la vida, y todo eso que pertenece a un pasado personal y agridulce en el que somos más jóvenes. Ese pasado que en su día pensaste que sempre echarías de menos y que, de pronto, ahora te recuerdas de una manera patética en él y quieres no pensar en aquello a todo costa.

Manipulador de Alimentos dijo...

Bonita manera de escribir, precioso texto y triste historia de recuerdos...
Los amores pasados suelen ser un recuerdo triste, porque no por algo no pudieron ser. Y dolió mucho mucho...Aunque también nos hizo muy felices....
Gracias por tu blog.

Carnet de Manipulador de Alimentos

So dijo...

Holden: Yo siempre he creído que la nostalgia es una perra. Que nos hace creer que todo tiempo pasado fue mejor. De todas maneras es un mal mio también y conservo, en lo posible, sólo bonitos recuerdos de mis relaciones pasadas. Creo que aprender a hacerlo es parte de crecer, desprenderte de lo malo, por que al final es inútil y aún tenemos un montón por delante.

MdA: Gracias por tu comentario. Aclaro que el texto no es mío sino de Ismael Serrano como está en el link que puse abajo del texto.

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

Creo que simplemente se trata de que no haya jamás una quemadura de tercer grado por esos temas

Fernandito dijo...

El pasado es el único paraíso del que no podemos ser expulsados.