Nube de Tópicos frecuentes

jueves, septiembre 16, 2010

la mujer que no soñé

Soy de aquellas personas a las que les encanta racionalizar sus propias causas. Es decir, pasar y repasar mi propio comportamiento a fin de entenderlo, desmenuzarlo, reconocerme y hacer conciencia de cada una de mis motivaciones.
El conocimiento de los hechos, no los altera, pero al menos no me engaño, sé mis errores repetidos. Sé cuales son mis patrones, lo que en realidad andaba buscando cuando encontré aquello que supuestamente no planeaba. Soy inmisericorde conmigo, honesta y en ocasiones muy dura.

Es así que durante el año anterior, llegó el momento en que sin darme cuenta hice un exhaustivo análisis de mis errores en relaciones, y me costó un montón tratar de no ocultarme cosas, dejé de culpar a otros y me sumergí en mis verdaderos motivos y defectos.

Y entonces, durante el tiempo que estuve sola, trabaja animosamente en mejorar mi carácter. Me di cuenta que había sido cómoda y perezosa, servida, mal genio, dependiente, y que siempre trataba de imponer mi voluntad y mi manera de hacer las cosas, porque es la mejor, la más lógica, la que me sale bien y la que me da la gana. Y que además no me gustaba conversar porque no me gustan las críticas y toda vez que escucho algo que es verdad y es negativo, me hiere en el ego y entonces me hundo en el silencio, me enojo un poco, y me quedo callada hasta desesperar al otro y que se de por vencido. Me gusta evitar las peleas, me gusta evitar las conversaciones de problemas, me gusta evitar cualquier tipo de diálogo que me ponga en una situación vulnerable, y no hay nada mejor para hacer agotar al otro que cansarlo de recibir nada mas que silencio.

Así que pasaba el tiempo y yo destruía en causas mis defectos, los racionalicé, me puse a pensar en el daño que hice y me hice. Y llegó octubre y yo quería estar con cierto personaje, así que en ese intento de relación iba analizando nuestras reacciones, y maravillada me di cuenta de que ya podía conversar de mis propios sentimientos, que no era vaga como antes, que era independiente y me gustaba tener una relación así de cada uno en su casa, el único problema era que el personaje no quería estar conmigo tanto. Y era una lástima para mí, porque por primera vez estaba yo hablando en serio, abriendo mi mente, diciendo lo que pensaba, sentía y proponía!

Me descubrí un día entre semana viviendo sola, invitándolo a cenar a casa, estar en mi cocina, linda, mi cabello largo y lacio recogido en una cola, usando zapatos de tacón alto y un jean ajustado, una blusa elegante de oficina, llegué con las compras, me puse a picar la cebolla y preparar los demás ingredientes y cuando él llegó, le ofrecí un vaso de cerveza para acompañar el tiempo que me tomara hacer la cena. Esa era yo, toda una ejecutiva independiente, que cocina unos ñoquis bárbaros y que lo tiene todo bajo control.

Cuando ya las cosas se disolvieron, me dije nada está perdido, ahora eres una posible novia perfecta, lo has superado y lo puedes todo, excepto estar con él, pero vamos que no es el fin del mundo, vendrán las vacas gordas.

Un año después, lamento informarme que el cambio no fue permanente, que estoy mal genio, perezosa, que duermo hasta el medio día y que la depresión se me nota en la ropa sucia acumulada que no tengo animo de lavar. Que soy una genio del sarcasmo, pero no del sarcasmo ingenioso y divertido, no ese que parece broma sino del sarcasmo cruel que busca hacer enojar y que salta con antipatía. Servida y dependiente. Y lo que es más importante, ya no puedo hablar.

Así que trataré de no estar muy emo en los siguientes posts, pero qué se yo, creo que es necesario hacer un nuevo análisis de causas y hechos. Y necesito el blog como terapia, no todo el tiempo, obviamente, quizá con un par de veces sea necesario, el alivio del desahogo y la libertad de no tener que dar explicaciones.

1 comentario:

Jorge Luis Pérez dijo...

"Hice un exhaustivo análisis de mis errores en relaciones".

No encontré "Me haca falta Jorge Luis" en las respuestas, mal dato.

¿Para qué, si no, te hice el banner?